.

.

viernes, 31 de enero de 2014

DICHOS DE CARRICHES Y OTROS PUEBLOS VECINOS



El inagotable refranero castellano se autodefiende afirmando “que no hay refrán que no sea verdadero”, lo que hay que poner en entredicho, o cuanto menos, en tela de juicio.
El “dicho” popular es menos fiable aún que el refrán, puesto que muchas veces es producto de rivalidades entre pueblos o bien, dentro del mismo pueblo para enaltecer aspectos de la vida social, de la belleza como pueblo o de las virtudes de sus gentes. Tratemos de analizar estos “dichos” como un interesante y curioso legado cultural que nuestros antepasados nos han transmitido.

Hemos podido recopilar algunos de ellos:

Los de Carriches,
parten el higo.

Se conoce desde el siglo XVIII, y desde entonces nos vemos obligados a cargar con el “sambenito” de gentes tacañas, quizás recuerdo de nuestros vecinos mesegareños por eso de la competencia por los mejores higos.

Y no se queda atrás la vecina localidad de La Mata, con fama de “atravesaos” y como nosotros, un poquito “agarraos”:

En La Mata, “ca” uno
fuma de su petaca.

La villa de Carmena es, acaso, la que sale mejor parada en esta relación de algunos “dichos” populares de nuestra comarca. De ella se dice:

En Carmena,
ni la escoba es buena…

Pero los carmeneros, finos ellos como los vinos de antaño y no tanto los de hogaño, se defienden y apostillan:

...pero hasta el tronco barre.

Erustes, villa pequeña y preciosa, sale mal parada con el dicho que comparte con la sagreña Cobeja:

La cigüeña de Erustes,
se fue a Cobeja.
¡Malo es el pueblo que coge,
pero “cuidao” con el que deja!

Pero no queda ahí la cosa:

En Mesegar, esparto;
en Malpica, jea;
en Erustes, mozas pocas y feas.

Pasamos por Domingo Pérez, donde se deja notar la rivalidad con la vecina Otero:

Otero, chiquito, corral de vacas;
Domingo Pérez, grande, buenas muchachas.
Aunque los oteranos le dan la vuelta al “dicho” quedándose con las buenas muchachas, y con el magnífico rollo:

Si no tienes, niña, con quien casarte,
el rollo de Otero está vacante.

La villa de Santa Olalla, residencia del Conde de Orgaz, cargada de historia, tiene su maledicente “dicho”:

Santa Olalla,
malaya (mal haya),
tiene tres torres
y por eso la llaman
engañapobres.

Y como quiera que los santaolalleros tienen mal ganada fama de pretenciosos, les cae el siguiente injusto dicho:

Santa Olalla, Santa Olalla…,
gente de mucho postín,
que sólo comen patatas,
pero “erutan” a perdiz.

Si pasamos a Alcabón, recogeremos dos injustísimas, infames y siempre producto de la mala fe:

De Alcabón, “kirieleisón”.

Plegaria que pide al Señor que se apiade de la noble villa…

Alcabón, en cada casa un ladrón,
y donde no hay uno, hay dos.
Y en casa del alguacil,
hasta el candil…

Difamación que no merece comentario alguno...

Jaboneros torrijanos,
conversos y villanos (o marranos).

Alusión a una de las industrias más importantes de la villa de Torrijos, y a la condición de conversos del judaísmo (marranos) de parte de la sociedad medieval de Torrijos.

En Torrijos,
según son los padres son los hijos.

El más conocido, que podría interpretarse en sentido bueno o malo, según fuera interpretada.

Escalonilla, ¡jódete y trilla!

“Brujoneros” y “poblanos” saludan a su villa vecina con “sus mejores deseos…”

Escalonilla es blanca,
pero la habitan cuervos…

De La Puebla recogemos semejante disparate en forma de “dicho” popular:

La Puebla de Montalbán,
mucha zorra y poco pan.

Siguiendo el valle del Tajo llegamos a El Carpio…

Carpeñitos con cojones…

Y pasamos por Mesegar, “cuquillos” ,en busca de su particular Espíritu Santo, para reposar en Malpica:

En llegando a Malpica,
atrás borrica…

¡Qué ofensa más absurda a un pueblo hospitalario fuera de lo común!

Cambiamos de aires, nos vamos a Novés:

Mula de Tendilla y mujer de Novés,
no me la des.

Si seguimos más al norte nos encontramos con Fuensalida y Portillo. Sus vecinos de Santa Cruz los recuerdan por sus oficos:

En Fuensalida, pastores;
en Portillo, pelliqueros;
y en Santa Cruz del Retamar,
ceporreros con salero.

Si llegamos a Gerindote:

En Gerindote
tienen pelos en el cogote.

Las gentes de Caudilla, otrora villa y hoy ni siquiera “lugar”, también sufrieron las inventivas de sus “cariñosos” vecinos:

Caudilla, mala semilla.

Los vecinos de Los Cerralbos tienen un “dicho” muy curioso por el “animalito” que aparece, que como no fueran a pescar a Cazalegas…


Los Cerralbeños, todos en ala
iban a matar la ballena
y era una albarda.

Ahora nos vamos hacia una estación próxima:

Eres más bruto que los de Montearagón
que quisieron quemar las barbas
del Cristo con un tizón.

O este otro:

En Montearagón,
arena, buen vino y rico melocotón.

Los vecinos de Lucillos:

Los de Lucillos
te pinchan y echan al charco.

En este pequeñito pueblo, San Illán, quiso ser enterrado, pero aún así, los habitantes han “desaparecido buscando sus vacas ¿Dónde se encuentran las vacas en Illán?

Las vacas de Illán,
¿quiénes las ordeñarán?

Vamos a tener en cuenta este recurrente “dicho” de mulas y mujeres:

No compres borrica en Chueca,
ni mula en Almonacid,
ni te cases en Sonseca,
ni vivas en Ajofrín.

Para acabar, nos damos un bañito en Escalona:

En Escalona,
ni borricos ni personas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario